La acción que nunca hubiéramos querido emprender: homenaje póstumo a nuestro presidente.

11193309_713780808732661_1063886064322753079_n
Nuestro Presidente, José Luis Juárez Villarín, en el jardín botánico durante una de sus magistrales explicaciones.

La asociación “Amigos del bosque, acción local” pasa por su momentos más triste. Recientemente hemos perdido a nuestro querido presidente José Luis Juárez Villarín, todavía no nos podemos creer que se haya ido tan pronto. Ante esta terrible pérdida nos sentimos en estos momentos derrotados. Pero sí es verdad que nos consuela, de alguna forma, el inmenso cariño que la gente de nuestro pueblo, El Bosque, y de otros muchos lugares tenía por él. Como así lo han demostrado masivamente. En este sentido se han organizado dos homenajes a su figura: uno en el Colegio “Albarracín”, del que fue Director y otro en el Jardín Botánico de nuestro pueblo, que ideó y diseñó. Lógicamente, nuestra organización participó en ambos eventos. Esta es la transcripción de nuestra intervención:

P1110748
Asistentes al acto de homenaje en el Colegio Albarracín.

Nosotros somos la asociación “Amigos del bosque”. Somos una asociación de voluntariado medioambiental. Intentamos, mediante nuestro trabajo, mitigar aunque sea un poco, el enorme problema ecológico al que se enfrenta nuestro planeta. Como decía, Pepe, pensamos globalmente y actuamos localmente.

Pepe era nuestro presidente. Bueno, nuestro presidente, nuestro amigo y nuestro maestro. Nuestro amigo y maestro…. y de tantos de nosotros ¿Verdad?

¡Él nos enseñó de forma tan amena y divertida tantas cosas! Hemos tenido tantas tertulias en el banco que hay en su campo al lado de la charca de los patos…debajo de los árboles plantados allí por él, fresnos, almeces, chopos,… árboles de sombra y frescura en verano. Porque a él le gustaba tanto hablar, comunicar,… ¡Y a nosotros tanto escucharlo! Y es, como buen maestro, era un excelente comunicador, y, además una persona profundamente instruida en casi todos los campos del conocimiento humano. ¡Lo vamos a echar tanto de menos! Sus chascarrillos, su carcajada fácil, su talante, su optimismo reflexivo, su saber escuchar y saber responder,…, sus profundos conocimientos del medio natural:

Nos enseñó cómo plantar un árbol: “tiene que tener buen alcorque y bastante tierra removida debajo para que las raíces tengan fácil su penetración en el suelo,…” Nos enseñó a ver las cárcavas en el terreno sin vegetación, la pérdida de suelo, que eso lleva a la desertificación. A ver un paisaje antropizado y degradado donde antes veíamos algo natural. A ver los bosques isla. Que donde sólo hay árboles viejos, donde no hay regeneración, el bosque no tiene futuro,…Nos enseñó que un árbol no necesita ser podado, el hombre necesita podar el árbol. Que las oquedades de los quejigos vienen de haber sido carboneados, que no es algo natural. Que las golondrinas son los mejores insecticidas, que llegan con la primavera después de tantos kilómetros recorridos ¡Y tantas cosas más!

Tantas actividades hemos hecho juntos. Como los paseos contemplativos: observar la naturaleza, no es una carrera. No hay meta, sino que la meta es disfrutar del camino; disfrutar de los pequeños detalles, de las formas, de los colores; identificar las adaptaciones de las plantas, las características de las semillas, tallos, hojas, insectos, aves; observar lo que el hombre le hace a ese medio,…observar y aprender relacionándolo con lo leído.

P1120121
Asistentes al acto de homenaje en el jardín botánico.

Amigo Pepe, ya sabes cuánto te queremos y el vacío tan enorme que tu ausencia nos provoca. Tú nos enseñaste que abrir los ojos no es un acto físico sino mental. Siempre fuiste un hombre bueno, respetuoso y alegre. Tenías muy claro que al mundo había que darle todo lo bueno que la vida te regala. Por eso mismo todos te queremos. Eres y serás nuestro pilar principal, aquel por el que todo lo que hacíamos tomaba sentido. Tu sabiduría y tus dotes expresivas nos deslumbraban. Aun nos duele el alma pensar que ya no estás, que no podrás acompañarnos en nuestras salidas y tertulias con las que tanto nos reíamos y a la vez aprendíamos. La incredulidad de los acontecimientos envuelve nuestro pensamiento y nos derrota. El vacío que dejas es tan grande que vence a la realidad.

Nunca olvidaremos esos valores que nos inculcaste, incluso a muchos de nosotros desde pequeños, y procuraremos ser dignos de tu legado. “Aunque supiera que mañana va a acabar el mundo, hoy  todavía plantaría un árbol”.

Tantas cosas nos enseñaste que también aprendimos de ti tu amor por la poesía, especialmente por la poesía natural o naturalista. Y así queremos despedirnos de ti recitando este poema tuyo, que para nosotros es casi una oración.

SEMBRAR UN ÁRBOL

Árbol querido

hoy te siembro

con el corazón henchido.

Mi imaginación vuela

y multitud de imágenes

a mi mente llegan

Te veo…

con tu copa plena

y alborozadas aves

que a ti llegan,

y en tu fresca fronda

aman, crían y sueñan;

un fatigado caminante

que un alto hace

en tu sombra gratificante;

niños que bajo ti juegan

y con su reír vibrante

el aire llenan.

Siembro un árbol

y siembro vida,

siembro un árbol

y siembro futuro,

siembro un árbol

y siembro ilusión,

siembro un árbol

y me siembro yo

porque quiero

vida, futuro e ilusión.

Un millón de gracias por todo, querido y admirado presidente.

A continuación la fotos de los intervinientes en el acto acompañadas de una pequeña explicación:

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s